Chevrolet Corvette C8 2021 “Evolución, balance e historia”

Chevrolet Corvette C8 2021 “Evolución, balance e historia”

Son ya casi 70 años desde que la palabra “Corvette” fue plasmada en un coche. Nombre propuesto por el asistente de relaciones públicas Myron Scott y el cual provino de un buque de guerra francés. El fin era claro; hacer reminiscencia a la recién acabada SGM y crear un símbolo de la cultura estadounidense: Corvette C1. Es por ello que, a través de siete generaciones, el principal objetivo fue generar la mayor fuerza bruta que pudiera ser transmitida al eje trasero y resultara en una gran sensación de aceleración acompañada del icónico sonido de un motor de ocho cilindros.

Sin embargo, para la octava generación, Chevrolet ha reinventado la receta de su coche deportivo insignia: ha montado el emblemático ocho cilindros LT2 de 6.2 litros con 490 caballos y 470 lb-pie acoplado a una caja automática de doble embrague y 8 relaciones al centro del chasis. En consecuencia, el comportamiento dinámico es totalmente distinto, la tracción se ha incrementado exponencialmente, el comportamiento a media curva ya es predecible y, sobre todo, la potencia se ha convertido accesible hasta para el conductor más inexperto. El balance y refinamiento obtenido por los ingenieros de Michigan, verdaderamente hacen repensar si realmente es necesario gastar el doble o el triple por un superdeportivo. Los frenos tampoco decepcionan a pesar de ser “drive-by-wire” y más si se equipa el paquete Z51 el cual incluye frenos más grandes, suspensión magnetoreológica, escape deportivo y  neumáticos Michelin Pilot Super Sport 4S (los favoritos de este autor) específicos además de agregar un diferencial electrónico con lo que Chevrolet  denomina “Performance Traction Managment”, el cual hace verdadera magia para sacar de cualquier apuro el abusar del pedal derecho; en conjunto, una oda al manejo purista.

De igual manera, el habitáculo sufre una reestructura y está enfocado totalmente hacia el piloto e inicia con un tablero de instrumentos de 12 pulgadas totalmente digital el cual cambia de acuerdo al modo de manejo, continua con una pantalla de infoentretenimiento de ocho pulgadas con interconexión inalámbrica para smartphones y termina con una barra vertical que controla el A/C; transmite la sensación de un jet de combate, sobre todo por contar con el head-up display más grande de la industria. Los asientos opcionales de cubo con respaldo en fibra de carbono y forrados en alcántara son de los más ergonómicos y con mayor sujeción sin sacrificar confort en trayectos largos lo cual lo convierten en un gran GT gracias también a la bien lograda insonorización (a pesar de remover el techo opcional de cristal).

Dejamos el diseño exterior porque, a nuestro parecer, es lo menos relevante en esta generación después del gran tren motriz y puesta a punto. Controversial es la mejor palabra para describirlo ya que lo amas o lo odias, cambia radicalmente lo que los puristas de la marca denominan como un “Corvette” en pro de un look de coche super deportivo con mezcla de rasgos de diseño italiano y alemán; quizá una antítesis a su razón de existir o un acertado emprendimiento para conquistar nuevas tierras y mercados; inclusive se venderá en Reino Unido con volante a la derecha por primera vez en la historia.

 Este proyecto merece un gran aplauso ya que es el resultado de ocho iteraciones que al fin han logrado ofrecer un coche que puede mantener su desempeño vuelta tras vuelta  en el autódromo sin que cada curva sea una moneda al aire y, al mismo tiempo, poder ir a San Miguel de Allende el mismo fin de semana con una acompañante que no se quejará gracias a la posibilidad de emblandecer la suspensión con el giro de una perilla pero con la posibilidad de presionar el logotipo “Z” en el volante para escuchar hasta el último decibel de este muscle car de última generación. Esperamos con ansias las versiones Z06 y ZR1 las cuales definitivamente llevarán a niveles nunca antes esperados en un superdeportivo americano. 


SOBRE EL AUTOR

Autor: admin

Revista Valores. La visión joven de México

Newsletter

Síguenos