Junio 2021

Junio 2021

Llegamos finalmente al mes de JUNIO 2021, el mes donde México, tuvo un evento por demás singular, la elección intermedia, donde no solo estuvo en juego lo de siempre, los políticos, los partidos, la sobrevivencia de los mismos (los dos), conservar los registros, y muchos etcéteras.

Lo que estuvo en juego, es, lo que hemos venido proponiendo y analizando, el verdadero ejercicio del poder con los contrapesos legales y aceptados para que los excesos no sean una actividad recurrente en el gobierno que decidieron la mayoría de los mexicanos en el 2018.

Un gobierno, que por demás, ha venido actuando con absolutez rotunda en las decisiones tomadas, buenas o malas, el tema no es el análisis de sus acciones, de eso se encargará la expresión de los votantes, no, un gobierno que ha subordinado, al ejecutivo, el legislativo de una manera contundente, poco disimulada, es más, bastante platicada y exhibida, desde el mandato, de enviar iniciativas a sus correligionarios con la célebre instrucción, si bien es cierto que la intención ejecutiva es el ejercicio del poder absoluto, no lo disimulan de ninguna manera, pero más grave aún, el legislativo morenista, acata, sin chistar, lo mandatado por su líder moral, y permanentemente activo, el presidente, no es exactamente lo mejor, pero vale la pena comentar, que no todas las iniciativas han sido de provecho para el país, no para las mayorías, si para los promoventes, desde luego, en una rapaz alegoría de obediencia a ciegas, sobre lo que les ordenan, sobre lo que les exigen, y sobre lo que al parecer, en su mayoría, no tienen la más remota idea de lo que votan a favor.

Es cierto, muy cierto, que hemos visto comportamientos legislativos por demás, sobresalientes en la falta de análisis, de vocación, de certeza legislativa, de siquiera, una lectura en el menos de los casos, no, todo ha sido como dice la instrucción, aprueben y no corrijan. Contundente.

Se dice que el poder corrompe, y el poder absoluto, corrompe absolutamente, no es frase nueva, de hecho, bastante utilizada en los últimos tiempos por analistas y políticos en turno o bien por políticos desde su trinchera opositora.

Cito con gusto a mi querido amigo Leopoldo Rodríguez Aranda, en su opinión en la revista Expediente Político, “Hacer política es firmar un pacto con el demonio, escribió Max Weber. La frase indica lo mucho que de conflicto y lucha tiene la política como práctica, en ese sentido, la democracia como tal también es una lucha continua y continuada por el poder” (Aranda, 2021).

El gobierno de López, se jugó la posibilidad de mantener una cómoda mayoría parlamentaria o más bien, legislativa, en respeto a la actividad parlamentaria, de la que ha venido disfrutando. Estuvo en juego, un reacomodo de la distribución legislativa que ayudó a recomponer los pesos y contrapesos del ejercicio del poder, una apuesta ciudadana de no caer en un autoritarismo, ya visible en las acciones e intenciones del gobierno actual.

La mayoría de votantes en 2018 creyó y votó por este gobierno, y subrayo, creyó, en las promesas del hoy, llamado por la revista, The Economist, el falso mesías, y la razón es muy simple, la ciudadanía, se hartó de ciertas cosas arrastradas por un sistema presidencial-partidista, por una hegemonía durante 90 años, que requería cambios, requería frescura, todos esos hartazgos dieron paso a la elección del 2018, sin embargo, es pertinente recordar, que si bien los actuantes de hoy en el poder, hablan constantemente de la falta de Democracia, no es así, con toda la hegemonía que acusan, esta país, tránsito por la alternancia, es más, ellos mismos, los de hoy, son producto de la alternancia, o sea, si se pudo, si se puede, transitamos desde la elección del año 2000, donde Zedillo, no pudo conservar a Labastida, y llegó el PAN en la persona de Vicente Fox; después la continuidad del PAN con Felipe Calderón, en el año 2012, nuevamente los mexicanos decidieron cambiar y regresamos al PRI con Enrique Peña Nieto, y ya para el 2018, la elección fue para MORENA y el arribo del presidente en turno. 

Luego entonces si hubo democracia, ¿por qué insistir? en que el gobierno actual es el adalid de la misma, porque hacerse del título de ser los custodios de la democracia, eso es verdaderamente producto de un discurso alentador a las masas, que por desgracia no están ocupados en este análisis, pero no, no son ni escasamente democráticos, ni al interior de sus filas en su movimiento político, es más fácil pensar y es lo de hoy, en las dadivas, presentadas como programas sociales, que llegan directo al bolsillo de unos cuantos, en prejuicio de otros cuantos y en una resultante de mal para muchos.

Los que pretendemos ocuparnos del análisis político y esbozar nuestra opinión libremente, vemos una problemática encontramos esa tendencia de evitar la pluralidad, la competencia política, el equilibrio legislativo, con un estilo autoritario naciente, intencionalmente naciente, porque esa es la intención, cerrar el paso a los contrapesos legislativos y correr por el sexenio con absoluta libertad ejecutiva a placer de un solo hombre, de la absoluta ambición de un solo hombre, ese es el peligro y eso es lo que nos estamos jugando este memorable JUNIO 2021.

La tendencia política, sexenal, es que en las elecciones intermedias, es costumbre perfilar las intenciones de la sucesión, pero no hay nada escrito, recordando los sexenios anteriores, Salinas en la Intermedia ya tenía vislumbrado a Colosio, y no fue, Zedillo ya tenía a Labastida y no fue, Fox ya tenía a Santiago Creel y no fue, Calderón ya tenía a Juan Camilo y no fue, Peña Nieto ya tenía a Meade y tampoco fue, en esta intermedia, el lanzamiento contundente y por ello la necesidad de allanar el camino, es la sucesión presidencial de López, por Claudia. Ese es el otro juego en la intermedia, no solo ahora en lo legislativo, también en las ambiciones personales del gobernante por la continuidad en manos de su propio delfín.

Si bien esto no está escrito, es lo acostumbrado, las elecciones intermedias son para eso, para librar de algunos obstáculos los planes de continuidad, no nos sorprenda en este caso en particular que habrá otros resentidos al final de sexenio, como Monreal o como Ebrard.

Pero no nos distraigamos con ello, también está esa terrible tentación del propio ejecutivo de acomodarse a una continuidad no tan clara pero expresa, seguir en el mandato por más años, o bien poner a alguien que le acomode para ello y para todo esto, necesita el control legislativo para las modificaciones a la ley a su antojo, a su libre intención perversa, a su antojo vaya, valiéndose de sus súbditos legisladores a modo, necesita la mayoría de los Gobernadores, necesita las mayorías en las cámaras locales, eso, es lo que está en juego y solo tenemos esta oportunidad para aclarar, frenar, contener o bien decidir `qué queremos los ciudadanos de a pie, para México, qué esperamos del gobierno, qué queremos para el futuro, nada está escrito, pero si está implícito en las intenciones y preferencias de Andrés.

¿Y qué después del 6 de junio?

Sin pretender ser pitonisa ni adivino ni brujo, situación donde habrán cambiado ya, toda la cámara de diputados, 30 de los 32 congresos estatales y 15 gubernaturas, sin entrar en detalle de los Ayuntamientos a lo largo del país, si Morena consigue una amplia mayoría en el Congreso, se puede adivinar que avanzan las intenciones del señor de Palacio, todas sus reformas constitucionales pretendidas, la desaparición de organismos autónomos, el control absoluto del presupuesto federal, organismo autónomos, esenciales estos, para los equilibrios, e incluso y a mi pesar, el señor podría aspirar a la redacción de una Nueva Constitución, y eso no lo queremos ni siquiera imaginar, no es sano.

Al cierre de este espacio, las encuestas ya dan ventajas, donde no las hubo, en Sonora, San Luis Potosí, Campeche, Tlaxcala y casi pintan en Nuevo León, Baja California (las dos) para que sea la oposición quien lleve el timón de esas entidades, pero todo puede pasar en último momento, todo, cierres muy apretados, conflictos post electorales sin duda, el debate del “ya ganamos” de todos y contra todos, pero hay un viso de calmar las aguas, la llegada planeada de la Vicepresidenta de Estados Unidos el 7 de junio, eso, queridos lectores, tiene un tema oculto, y las preguntas son, ¿nuestros vecinos del norte, verán con buenos ojos, que siga este absolutismo del poder? ¿regionalmente es conveniente, ya de por sí, con los populistas de Centro y Sudamérica?, ¿la creación de un bloque populista disfrazado de socialista resulta conveniente?

No desperdicien la oportunidad de notar ya las referencias de opinión en los medios extranjero, The Economist, Le Monde, y los que faltan que sin duda expresaran sus inquietudes, pero más, ocupémonos de los medios nacionales que retratan, de ya, la violencia no antes vista contra candidatos, la intervención de los “malos” en las regiones, la apatía de los jóvenes para ir a votar, y muchos, muchos otros ingredientes, que hace de esta, La Elección Intermedia, más interesante de los últimos 30 años; no se olvide de aquello….”Voto por Voto, Casilla por Casilla” se volverá la frase de la semana entrante. 


SOBRE EL AUTOR

Autor: admin

Revista Valores. La visión joven de México

Newsletter

Síguenos